Sociedad

La historia de Zaira, la nena de 8 años que rescató a sus hermanitos de morir quemados en un incendio

Zaira Aguirre tiene sólo 8 años y gracias a su valentía, evitó que la historia de su familia terminara en una tragedia.

Miércoles 10 de Octubre de 2018

118206_1539183388.jpg

El lunes pasado, hacia las 22:30, la casa en la que vive comenzó prenderse fuego de un momento a otro y sin dudarlo, tomó a su hermanita de 10 meses en brazos y de la mano a sus otros dos hermanos (de 4 y 2 años) y salió de la vivienda.

El dramático momento ocurrió en una casa del Lote Hogar 38, en la zona Chimbas, en la provincia de San Juan, mientras Karen Aguirre y Germán Balmaceda, los padres de los pequeños, se encontraban buscando un celular que se les había perdido en las inmediaciones del lugar. De repente comenzaron a ver el fuego y la columna de humo y cuando estaban por ingresar, Zaira y sus hermanos salieron de la vivienda.

"Esto fue más que un milagro, gracias a mi nena mayor, mis hijos se salvaron. Si no hubiera sido por ella mis hijos hubieran muerto quemados", señaló a Diario La Provincia la mamá de los niños. "En un momento se me dio por mirar para adentro y la vi que salía de entre el humo con sus hermanitos alzados. Doy gracias a Dios que no se asustó y entró, porque si venía a avisarnos quizás ya iba a ser tarde", agregó.

Según Karen, un cortocircuito que se habría dado por un recalentamiento de los cables de la Unión Vecinal fue el motivo del incendio. La pequeña heroína le contó sus padres cómo fue el momento del incendio. "Lo único que alcancé es a ver a Azul (la beba de 10 meses) apoyada en la pared, ya estaba inhalando el humo. Iba a salir con ella pero a Thian (el de 2 años) no lo había visto y me di cuenta que estaba durmiendo debajo de las colchas. Lo alcancé a ver y lo llevé", le dijo Zaira a su mamá. "Mi hija sufrió más quemaduras que el resto. Gracias a Dios el otro nene no sufrió nada, tuvo apenas unas ampollas pero no como la nena", detalló.

"Gracias a Dios fue una desgracia con suerte", calificó la madre todo el episodio. "En lo material perdí todo, desde ropa de los niños, las sillas, el televisor, todo, pero gracias a Dios mis hijos están bien. Fue un milagro", señaló.

Por el momento, Zaira y su familia reciben ayuda de la municipalidad de Chimbas y de Desarrollo Humano de la provincia, aunque están necesitando los elementos más básicos como ropa y calzado. Es que en el lugar donde vivían, tenían una verdulería que era su ingreso económico. Pero el fuego consumió desde la mercadería hasta la balanza y las ganancias. Por su parte, su marido es albañil y también perdió todas las herramientas de trabajo.

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA