Nacionales

Fuerte reclamo de la Iglesia para combatir la trata de personas

El Encuentro Latinoamericano "antitrata" celebrado en Buenos Aires concluyó con un documento de reivindicaciones y pedidos a los Estados. Hubo presencias internacionales y quejas por la falta de funcionarios locales.

Martes 12 de Febrero de 2019

127230_1549980793.jpg

La Iglesia católica exhortó al Gobierno nacional a ampliar el presupuesto y a duplicar los esfuerzos para combatir la trata de personas y otras nuevas formas de esclavitud vigentes en la Argentina, como los talleres textiles clandestinos.

A esas conclusiones llegaron los participantes de un Encuentro Latinoamericano “antitrata” organizado en Buenos Aires por el Grupo Santa Marta (GSM), el holding de obispos, religiosos, laicos, expertos y jefes policiales de todo el mundo que creó Jorge Bergoglio en 2014 para “encontrar soluciones al grave desafío penal” que plantea este flagelo.

El foro arrancó el viernes pasado y contó con la presencia de líder del GSM, el cardenal Vincent Nichols, arzobispo de Westminter y máximo jefe de la Iglesia de Inglaterra y Gales. “Hay una especial oscuridad sobre la que deseo atraer la atención de ustedes, pues es la oscuridad que me ha traído aquí. Es la oscuridad del tráfico de personas, la oscuridad de la actual esclavitud moderna. Hoy hay más de 40 millones de personas en nuestro mundo bloqueadas en esta oscuridad, privadas de libertad, de identidad y de adecuada comida y albergue”, advirtió el inglés el fin de semana, durante una visita a la Basílica de Luján.

“El tráfico de personas ocurre en todos los países, probablemente en cada ciudad y pueblo. En palabras de Francisco, es ‘una herida en la carne de la humanidad’, ‘una gran herida en el Cuerpo de Cristo’”, enfatizó el arzobispo.

Del Encuentro también participaron ONG y fundaciones vinculadas a la lucha “antitrata”, la Comisión Episcopal de Pastoral Social, la Comisión de Migrantes e Itinerantes y la de Justicia y Paz. La comitiva de Nichols estuvo integrada por Kevin Hyland, Clare Dixon, Alexander DesForges y David Ryall.

Entre los expositores se destacaron el obispo de Azul, Hugo Salaberry; el obispo de San Juan, Jorge Lozano; las hermanas religiosas Valmí Bohn(Brasil), Lidia Cruz (Guatemala), Conchi Burgos (Perú) y Rosita Milesi(Brasil); Néstor Roncaglia, jefe de la Policía Federal Argentina; Alicia Peresutti, de la ONG Vínculos en Red, y Martha Pelloni, de la Red Infancia Robada.

Lozano recordó la reglamentación parcializada e incompleta de la ley 26.364 y las modificaciones a la ley 26.842, una deuda pendiente de la democracia. Los religiosos alzaron la voz por la necesidad de incluir a el combate contra la trata como "política de Estado".

No hubo durante los tres días de cónclave presencia de autoridades políticas del Ministerio de Seguridad, ni tampoco se incluyeron reuniones oficiales entre funcionarios y el jefe de la Iglesia británica, el hombre fuerte del Papa en Europa. Desde el Grupo Santa Marta explicaron el por qué: “Cuando le preguntaron a la ministra (Patricia) Bullrich si iba participar, dijo que ella no tenía nada que ver con la Iglesia y se borró”.

En la sede Suipacha de la Conferencia Episcopal, donde se cerró la actividad, remarcaron la apatía del Gobierno de Cambiemos con la temática y hasta recordaron que el día anterior al desembarco del cardenal inglés un noticiero de un canal de aire difundió en el prime time un informe sobre talleres clandestinos en Inglaterra. “Fue una malvenida”,sintetizan. La furia eclesiástica se vislumbró además con la escueta -casi nula- cobertura mediática que brindaron los habitúes de estas prédicas que trabajan en grandes medios nacionales.

Las conclusiones fueron contundentes. Según el documento al que tuvo acceso ámbito.com, los organizadores del Encuentro reclamaron:

  • mayor asistencia a las víctimas de trata y a la defensa “irrestricta” de su dignidad;
  • más acompañamiento en los procesos judiciales, de denuncia, para perder el “miedo a las consecuencias;
  • mayores recursos para la erradicación de la Trata y que cada país tenga un presupuesto específico para este fin;
  • concientizar a las comunidades para que todos abran los ojos ante la realidad invisible de la trata, en particular, entre los migrantes;
  • más desarrollo de contenido en la educación formal y no formal sobre la dignidad, la igualdad, el respeto de toda persona;
  • nuevas medidas legislativas y ejecutivas que permitan acciones preventivas en internet y en las redes sociales, nuevo escenario de captación de víctimas.

Un apartado especial merecieron los pedidos de la Iglesia a los Estados. Desde el Encuentro anticiparon a ámbito.com que las conclusiones a las que se arribaron en Buenos Aires servirán de plataforma para presentar ante todos los gobiernos, incluido el de Mauricio Macri.

En concreto, solicitaron un “efectivo” decomiso de los bienes provenientes de la trata de personas y otros delitos, con la sanción de una ley específica, que ponga en cabeza de un experto competente en la materia nombrado por el Parlamento el destino de esas riquezas. “Si bien gran parte de los países cuentan con normativa al respecto, en algunos de estos su implementación sigue siendo una deuda pendiente”, destacaron, y recordaron las fallas del DNU vigente en el país, en contraposición a la sublime ley que posee Italia en este asunto.

También exigieron mayor “presencia” de los Estados para perseguir a la corrupción y a la impunidad de la criminalidad organizada, para que se logre el enjuiciamiento de los responsables que en muchas ocasiones se escurren de la Justicia con un salto de fuero. Para realizarlo, proponen la creación de fiscalías especializadas que den “celeridad” a los casos.

Por último, demandaron a los gobernantes medidas de prevención ante la desaparición de niñas, niños y adolescentes, en especial atención con fines de explotación sexual y extracción de órganos, y que los gobiernos “no compren bienes y servicios de cadenas de suministros donde haya trabajo esclavo estableciendo para ello un sistema de auditorías obligatorio para proveedores del Estado”.

En el foro un participante recordó que al día de hoy se pueden encontrar en las calles policías federales que visten uniformes confeccionados en talles clandestinos, incluso de la División Antitrata. Pocos días atrás, en un allanamiento en territorio bonaerense secuestraron cientos de uniformes truchos. Paradoja de la que Roncaglia tomó nota y prometió solución definitiva. Como dijo Francisco “aunque tratemos de ignorarlo, la esclavitud no es algo de otro tiempo”.

Las Más Vistas


Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA