Sociedad

Quiénes son los presos acusados de matar con agua hirviendo al detenido por el crimen de Araceli Fulles

Silvio Galeano y Rodrigo Emanuel Campos, ambos condenados por delitos como tentativa de homicidio y portación de arma, compartían celda en Sierra Chica con Darío Badaracco. La Justicia espera los resultados de la autopsia.

Lunes 15 de Abril de 2019

132575_1555342068.jpg

El sábado por la manaña, Darío Badaracco -el único detenido por el brutal femicidio de Araceli Fulles, descuartizada y enterrada bajo una capa de cemento en la parte trasera del rancho de la casa de Badaracco en José León Suárez en 2017- murió en el Hospital de Olavarría luego de una semana de agonía.

El 8 de abril último cerca de las 17 horas, dos presos le dieron una golpiza y quemaron su cuerpo con agua hirviendo calentada en una olla en una feroz riña en la celda que compartían en el pabellón 10 de la Unidad N°2 del penal de Sierra Chica. El daño era extenso. Su cuerpo estaba quemado en un 60%.

Horas después de la muerte de Badaracco, fuentes en el Servicio Penitenciario Bonaerense -que hoy enfrenta una fuerte crisis de sobrepoblación así como el sistema de penales federales- hablaban de una tensión interna entre víctima y presuntos victimarios. Los guardias del pabellón tuvieron que separarlos tras irrumpir en la celda al oír la agresión. "Son problemas de presos y los teníamos que arreglar de esta manera", habrían dicho.

La riña fatal está bajo investigación: el motivo que la disparó todavía se desconoce. Sin embargo, los acusados de matar a Badaracco, que todavía esperaba ser enjuiciado por el femicidio de Araceli en el Tribunal Oral Criminal N°3 de San Martín, tienen nombre y apellido.

Hoy, Infobae los da a conocer junto con sus antecedentes penales que constan en registros penitenciarios.

Silvio Andrés Galeano, de 30 años, oriundo de Berazategui, ex empleado de una constructora porteña, tenía la condena más pesada de los dos: once años de cárcel por una tentativa de homicidio, dispuestos por el Tribunal Oral Criminal N°5 de Quilmes.

Rodrigo Emanuel Campos, oriundo de Ingeniero Budge, de 24 años, había trabajado en la Municipalidad de Lomas de Zamora tiempo antes de caer preso por portación ilegal de arma de fuego, lesiones  leves y violación de  domicilio, lo que le valió una condena de tres años hoy supervisada por el Juzgado de Ejecución Penal N°3 de Lomas.

Para ambos, la de Sierra Chica era su primera estadía en una cárcel de la provincia. Tras el crimen, Campos y Galeano fueron trasladados a buzones, celdas de aislamiento en el penal, como medida disciplinaria, con un sumario interno abierto por el SPB.

La causa por el crimen quedó en manos del fiscal Lucas Moyano, de la UFI de Olavarría especializada en delitos carcelarios. La UFI ya indagó a Campos y a Galeano, a otros detenidos y a los penitenciarios que actuaron.

La olla de donde vino el agua hirviente también fue secuestrada.

Badaracco, padre de al menos dos hijos, que ya había tenido tres causas en San Martín por robo, tentativa de robo y encubrimiento, no era el único imputado por el crimen de Araceli: otros siete acusados esperan el proceso en libertad. De acuerdo al diario El Popular, la autopsia al cuerpo del presunto femicida se practicaba a esta mañana en Azul.

Mónica Ferreyra, la madre de Araceli, dialogó con Infobae, tras enterarse de la muerte del acusado. "La verdad que yo no le deseo la muerte a ninguno, solamente me hubiera gustado tenerlo frente a frente en el juicio", afirmó.

Con información de Alejo Santander y Federico Fahsbender.

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA