Internacionales

Brasil en llamas y con crisis en todos lados: ¿Se acerca el fin de Bolsonaro?

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro ya no solo enfrenta problemas, sino que una desestabilidad económica, social y política, tanto dentro como fuera de su gobierno.

Miércoles 17 de Abril de 2019

132809_1555539261.jpg

La semana pasada se cumplieron 100 días de gobierno del brasileño Jair Bolsonaro, pero al parecer sus primeros 3 meses no fueron lo que esperaba, sobre todo porque la situación económica, social y política no mejora, y hasta a veces empeora. "No nací para ser presidente", dijo Bolsonaro en uno de sus discursos recientes desde la residencia presidencial, "nací para ser soldado", concluyó dejando en claro que tal vez hay una razón por la cual las cosas no le resultan a su favor.  

En primer lugar, la tan ansiada Reforma Previsional no avanza en el Congreso, principalmente porque el mandatario y su partido no logra obtener los votos necesarios. A pesar de que dos semanas atrás organizó reuniones con los distintos líderes de partidos opositores, lo que algunos creían que iba a ayudar al plan del presidente, no fue así. 

Este miércoles 17/04, la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) del Congreso, es decir quien debe apoyar la propuesta gubernamental en cuanto a la Reforma, decidió aplazar las reuniones hasta el martes 23/04. Las razones:"algunos temas presentan una mayor complejidad y exigen un análisis desde que fui designado ponente", explicó Marcelo Freitas (PSL-MG) el congresista del centro que quiere repensar algunos puntos. 

 

En contrapartida, el gobierno y sus representantes en la Cámara, entre ellos Major Víctor Hugo (PSL-GO), afirmaron que lo ideal es que el parecer de la reforma de la Previsión sea aprobado sin cambios en la Comisión. Pero a pesar de eso, es así como Bolsonaro sufrió otra derrota en el Parlamento. 

Recordemos que la Reforma Previsional es la base del gobierno de Bolsonaro, ya que el llegó portando las banderas de anticorrupción y de crecimiento económico para salvar a Brasil del déficit fiscal en el que cayó luego del 2015. Una reducción del gasto público es la clave y es lo que entiende Paulo Guedes, el Ministro de Economía, quien reflexiona y explica que el problema de la aprobación es que existe un grupo de parlamentarios novatos que pierde con la experiencia de la oposición, ahí es cuando hay diferencias, al parecer, imposibles de corregir. 

Al mismo tiempo, los esfuerzos del gobierno para hacer crecer la economía son de otro nivel, ya que en los últimos 4 meses otorgaron la concesión de 12 aeropuertos regionales a empresas privadas solamente para apresurar las inversiones. Sin embargo, al parecer tampoco funciono porque el último informe del Banco Mundialcalificó a América Latina y el Caribe de tener un crecimiento mediocre, lo que en parte se debe a la lenta recuperación de Brasil tras haber sido la potencia de la región y haber pensado en ser una mundial y competir codo a codo con China y Estados Unidos.

Por otro lado, una de las situaciones que agobian al gobierno ultra derechista de Jair Bolsonaro, es su imagen política que según la última encuesta presentada por DataFoha había caído casi 10 puntos con respecto a febrero. Además, como si fuera poco, desde principios de marzo que su partido es investigado en relación con un posible esquema ilegal de financiamiento de campañas electorales, cuyo personaje protagónico es el hijo mayor del presidente, Flavio Bolsonaro.

Esto mismo va directamente en contra de su bandera política con la cual ganó las elecciones en 2018: la lucha contra la corrupción y la salida del pozo económico en el que estaba sumido Brasil luego de los populiosmos de Lula, Dilma Rouseff y Michel Temer. ¿Serán estos casos los mismos que le volverán en contra y acabarán con su mandato?

No hay que olvidar la preocupación tal vez menos esperada, tanto por el electorado como por el gabinete, que es la grieta creada dentro del gobierno, donde están los que creen en la necesidad de las políticas de recortes para hacer crecer la economía, que también pertenecen a una ideología conservadora. 

Pero por otro lado se encuentra la ultra derecha junto con los fervientes seguidores de Olavo de Carvalho, el escritor y analista político que, entre otras cosas sostiene que legalizar el matrimonio igualitario lleva a legalizar la pedofília. Bolsonaro y algunos de sus seguidores como el nuevo Ministro de Educación, Abraham Weintraub, son algunos de ellos.
 
Habiendo sido víctima de muchos comentarios que prácticamente lo obligaba a hacerse cargo del mando presidencial y dejar de generar escándalos por redes sociales y remover ministros, al presidente Bolsonaro no parece esperarle un panorama favorable. Es así que la revista estadounidense, TIME, lo nombro como uno de las 100 personalidades más influyentes del 2019, pero a la vez lo tildó de "chico propaganda" y "homofóbico ultra conservador".

Con el país sumido en graves crisis sociales que sufrió Brasil las últimas semanas como los muertos por las inundaciones y el derrumbe en Río de Janeiro que continúan con la desestabilización de la administración de Bolsonaro, las probabilidades parecen no ser tan buenas para el presidente. 

¿Lograrán todas estas situaciones, que se encuentran al límite, hacer caer al gobierno de Bolsonaro que recién lleva 3 meses en el poder?

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA