Internacionales

La salud de Angela Merkel, un asunto privado y personal

¿Por qué nadie habla sobre el estado de la canciller alemana? Explicamos.

Lunes 15 de Julio de 2019

139737_1563202850.jpg

Los temblores de Angela Merkel, que mostró en público ya tres veces en poco más de un mes, son para los alemanes una cuestión personal y privada. Merkel nunca explicó claramente a qué se deben esos temblores y se limitó decir que está en perfecto estado para seguir con su trabajo y que no hay que preocuparse.

Los temblores ocurrieron en público tres veces. La primera vez fue el 18 de junio durante un desfile cuando se encontraba junto al nuevo presidente ucraniano Volodimir Zelenski. Entonces ella misma dijo que había sufrido una deshidratación –pasó varias horas parada, con más de 30 grados y sin beber- y que después de beber tres vasos de agua se recuperó totalmente.

Pero las otras dos ocasiones –el 27 de junio en el castillo Bellevue, residencia oficial del presidente de la República Frank-Walter Steinmeier, y el 10 de julio, cuando recibió al primer ministro finlandés Antti Rinne y pasaba revista a un desfile militar- se saldaron sin más explicaciones.

En la tradición política alemana no es normal hacerse preguntas sobre el estado de salud de los líderes políticos

Los servicios de prensa del gobierno alemán aseguran, como Merkel, que no pasa nada, que la jefa del gobierno germano está perfectamente. Merkel sí dio a entender que posiblemente los temblores del 27 de junio y del 10 de julio serían secuelas psicológicas de los del 18 de junio. Merkel pidió “un poco de tiempo” para recuperarse del todo.

Los sondeos dicen que la estrategia le está funcionando. Según una encuesta del ‘Augsburger Allgemeine Zeitung’ de este fin de semana, el 59% de los alemanes considera que los temblores de Merkel son una cuestión de su vida privada, algo personal de lo que ni siquiera tiene que dar explicaciones. Sólo el 34% cree que Merkel sí debería publicar un informe completo sobre su estado de salud.

La prensa empieza a preguntar más. La semana pasada, dos días después del último episodio de temblores y mientras atendía a una conferencia de prensa junto a la nueva primera ministra danesa Mette Frederiksen, le cayeron varias preguntas al respecto.

Merkel quiso dejar entonces claro que esos temblores no influyen en su trabajo: “estén seguros de que soy consciente de mis responsabilidades y que como persona mi interés es el de estar en buen estado de salud y cuidarme”. Ese día, junto a Frederiksen,escuchó los himnos oficiales sentada.

El semanario alemán Spiegel recordaba la semana pasada que en la tradición política alemana no es normal hacerse preguntas sobre el estado de salud de los líderes políticos y que el respeto a la parte personal de su vida es sagrado: “está mal visto especular públicamente sobre la salud de los dirigentes”. El prestigioso semanario ‘Die Zeit’ estima que Merkel ya explicó todo lo que tenía que explicar y que hay que confiar en su palabra. Si dice que no es nada grave debe creerse en la palabra de la jefa del gobierno.

Pero el debate crece en la prensa alemana, espoleado por ahora por los tabloides más sensacionalistas, que son los más leídos. Esos medios creen que el estado de salud de Merkel sí es un asunto público desde el momento en que hay dudas sobre su capacidad para hacer las labores relacionadas con su cargo.

El tabloide Bild, que leen a diario tres millones de alemanes, se preguntaba el jueves pasado si Merkel "está todavía suficientemente en forma después de 14 años de mandato".

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA