Internacionales

España: Primera votación, perdió Sánchez, pero con la imprevista abstención del populista Podemos

El dato indicaría las dificultades de la negociación con la fuerza de Pablo Iglesias. El jueves es la votación por mayoría simple que sería definitiva. Podemos uso la abstención como una nueva presión para ganar cargos en el futuro gobierno.

Martes 23 de Julio de 2019

140421_1563918300.jpg

Pedro Sánchez, el candidato socialdemócrata a la presidencia de España, como se esperaba, perdió este martes en el Congreso la primera votación que hubiera podido convertirlo en jefe de gobierno pero que requería de dos tercios de los votos para ese objetivo.  El jueves se repetirá la votación, pero esta vez será por mayoría simple.

 

En la votación de hoy que terminó antes de las 14:30, el Congreso de los Diputados rechazó la investidura de Sánchez con 124 votos a favor, 170 en contra y 52 abstenciones.

 

Y aunque la desilusión del recuento final según el cual el socialista necesitaba reunir una mayoría absoluta -176 apoyos de los 350 diputados que integran la Cámara- no lo sorprendió, sí quedó tocado por quiénes le dieron la espalda: Unidas Podemos, el partido populista de Pablo Iglesias al que Pedro Sánchez considera su aliado preferencial, se abstuvo. Y los independentistas de Esquerra Republicana de Cataluña, que hasta último momento pregonaban su abstención para no bloquear la investidura, le votaron en contra.

 

El socialdemócrata, que ganó las elecciones del 28 de abril que le valieron 123 diputados de la Cámara, volverá al Congreso el jueves 25 para la segunda votación, que será la definitiva. Podría ganarla, esta vez, con mayoría simple: más “sí” que “no”.

 

Pero la falta de acuerdo de Sánchez con Pablo Iglesias mantiene en vilo a toda España ya que, si esta semana fracasa la investidura, habría que convocar nuevas elecciones para noviembre.

 

“En este momento estamos en el ‘no’, como no puede ser de otra manera - había pronosticado este martes por la mañana Ione Belarra, portavoz adjunta de Unidas Podemos en el Congreso, mientras ingresaba a la Cámara para el segundo día de debate de investidura.

 

Finalmente su partido optó por la abstención, excepto Irene Montero, portavoz en el Parlamento de Podemos, que ya había emitido su voto telemático -el cual, según el reglamento, debe enviarse una hora antes de la votación presencial- y ya no pudo cambiarlo cuando, a último momento, Unidas Podemos resolvió inclinarse por la abstención.

 

El posible socio de Sánchez en un futuro gobierno de coalición, que sería el primero en los 40 años de historia democrática de España, aspira a que su abstención se lea como un “gesto” para seguir negociando.

 

“El Partido Socialista dice que no podemos estar en (el ministerio de) Justicia, que no podemos estar en Economía, en Exteriores, en Interior -se quejó la diputada Belarra-. Para poder hacer las políticas sociales con las que nos presentamos a las elecciones, denos competencias en Trabajo, en Hacienda, en Transición ecológica, en Igualdad. Y nos dicen que eso tampoco se puede. Pues bien, para ser un jarrón chino, para estar de decorado en un gobierno, no. No vinimos de las plazas, de los movimientos sociales para hacer política en las instituciones y acabar como un mero decorado. El Partido Socialista lo tiene que entender. No tiene mayoría absoluta para gobernar.”

 

Carmen Calvo, la vicepresidenta en funciones, intentó atenuar el malestar de los de Iglesias antes de la votación: “El PSOE no tiene políticas decorativas. Nos hemos sentado con Unidas Podemos con la mejor voluntad y con propuestas razonables. No vamos a abandonar la mesa hasta el último minuto. No hay alternativa a la investidura de Pedro Sánchez”. E insinuó que el socialismo le habría ofrecido la vicepresidencia a Montero, segunda de Podemos y pareja de Pablo Iglesias. “Ellos pusieron sobre la mesa que una persona importante estuviera en el gobierno y eso fue aceptado”, agregó la vicepresidenta.

 

“Cuando tu pides la abstención a la derecha y al mismo tiempo quieres construir un gobierno de coalición, lo que parece es que eres un poco incoherente y que no tienes un proyecto de gobierno para tu país. Eso es lo que tiene que pensar el Partido Socialista. Nosotros hasta el jueves, mano tendida”, dijo Belarra.

 

Y subrayó: “Hemos puesto sobre la mesa todas las renuncias que hemos hecho para llegar hasta aquí: hemos dicho que vamos a ser leales en el tema catalán al liderazgo del Partido Socialista; nuestro candidato, Pablo Iglesias, dio un paso al costado porque el Partido Socialista lo vetó en el Consejo de Ministros, me gustaría saber qué otro líder estaría dispuesto a dar un paso al costado. Quien tiene que moverse ahora es el Partido Socialista. Quien tiene que conseguir los apoyos es el señor Sánchez”.

 

En esta segunda jornada del debate, participaron los grupos parlamentarios independentistas catalanes y vascos y el resto de los partidos regionales.

 

“¿Qué hace pidiéndole la abstención a la derecha? ¿Qué hace ignorándonos a nosotros, ignorando a Cataluña durante dos horas? -lanzó Gabriel Rufián, el portavoz parlamentario de Esquerra, en alusión a la omisión de la cuestión catalana en el discurso del Sánchez candidato a presidente-. ¿Por qué es mejor que el PP se abstenga que Iglesias se siente en un ministerio? Tienen 48 horas para ponerse de acuerdo”, presionó Rufián respecto de la negativa de Sánchez de incluir al líder de Podemos en su gabinete.

 

“Estamos condenados a entendernos. Entendámonos. Y no dé por descontada nuestra abstención”, dijo Rufián cuyo grupo parlamentario terminó votando “no” a la candidatura de Sánchez.

 

“Le anticipo que tenemos 155 motivos para votar ‘no’ a su investidura”, argumentó Laura Borrás, portavoz de Junts per Catalunya, la plataforma del ex presidente catalán Carles Puigdemont, ironizando sobre la aplicación del artículo 155 que implicó la intervención de Cataluña, en 2017, cuando intentó declarar la independencia.

 

A su turno, el representante del Partido Nacionalista Vasco, Aitor Esteban, dijo: “Han dado por hecho que nuestro voto iba a ser positivo… Sí, nos pesa la responsabilidad institucional -señaló-. Pero nuestro voto será de abstención.” Cerró el debate el Partido Socialista.

 

“No hay alternativa al PSOE -dijo su portavoz, Adriana Lastra-. De esta investidura se puede salir con un presidente socialista o con un bloqueo.” La presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, convocó a los diputados para el jueves 25 a las 13:30. Será la segunda votación y la más decisiva para Pedro Sánchez si desea concretar su anhelo de jurar como jefe de gobierno esta semana.

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA