Internacionales

Hong Kong: los manifestantes vuelven a bloquear el aeropuerto y cancelan todos los vuelos

Hoy, como ayer y antes, miles de manifestantes atestaron la zona de salidas del aeropuerto de Hong Kong, que había sido reabierto apenas unas horas antes, y provocaron caos en la terminal y en medio de las protestas contra el gobierno chino.

Martes 13 de Agosto de 2019

142269_1565698157.jpg

Todos los vuelos fueron cancelados un día después de que se forzara el cierre de uno de los centros de conexiones más transitados del mundo para llamar la atención sobre susdemandas tanto políticas como para una investigación independiente sobre supuestos abusos policiales en marchas anteriores.

Los pasajeros tuvieron problemas para avanzar entre los manifestantes, que protestaron sentados en el piso, hasta la zona de control de inmigración. Algunos de los vuelos programados temprano pudieron despegar. "Las operaciones del aeropuerto internacional de Hong Kong se han visto seriamente perturbadas, todos los vuelos de salida han sido cancelados", dijo en un comunicado el aeropuerto.

Mientras, la Policía paramilitar se congregó en la ciudad de Shenzhen, al otro lado de la frontera, para realizar maniobras en lo que algunos vieron como una amenaza de aumentar el uso de la fuerza contra los manifestantes, en su mayoría jóvenes, que en las últimas 10 semanas llenaron las calles de la ciudad en busca de ser escuchados: piden a la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, su renuncia y que retire por completo una ley que podría enviar a supuestos delincuentes a la China continental para enfrentar torturas y juicios con motivaciones políticas.

Además, en los últimos días, los miles que protestan reclaman una investigación independiente sobre lo que consideran abuso de poder y negligencia por parte de la Policía, tras los reportes y los videos que circulan con supuestas detenciones violentas y lesiones.

En horas pasadas, algunos de los manifestantes arrojaron ladrillos, huevos y objetos en llamas a comisarías y la Policía dijo que detuvo a 149 personas más durante el fin de semana, elevando la cifra total de arrestados a más de 700 desde principios de junio. Varios agentes sufrieron quemaduras, golpes y daños en los ojos provocados.

La reacción de China

El gobierno de Pekín presentó al movimiento de protesta como próximo al "terrorismo" y dijo que supone una "amenaza existencial" para los ciudadanos locales. Aunque el Partido Comunista chino tiende a definir el concepto de terrorismo de forma vaga, aplicándolo especialmente a movimientos antigubernamentales no violentos en regiones minoritarias como Tíbet y Xinjiang, el uso del término en relación con Hong Kong planteó la posibilidad de que se intensifique la violencia y la posible suspensión de los derechos legales de los detenidos.

Por su parte Lam dijo a reporteros que el diálogo solo comenzará cuando cese la violencia. "Luego de que la violencia haya terminado y la caótica situación que estemos viendo pueda remitir, yo, como jefa ejecutiva, seré la responsable de reconstruir la economía (...) para ayudar a Hong Kong a avanzar", declaró aunque no especificó los pasos que dará su gobierno hacia la reconciliación.

Los medios de comunicación de China, controlados por el gobierno, también justificaron la intervención enérgica para restablecer el orden. La agencia oficial Xinhua denunció a "radicales violentos" que ponen a Hong Kong al borde de un "abismo". La televisión CCTV denunció "actos de una violencia extrema". "Estos elementos de Hong Kong que siembran el caos son agua fangosa en el torrente de la historia, que será limpiada", prometió la cadena pública.

Pekín enfrenta desde inicios de junio masivas manifestaciones por la democracia en Hong Kong, lo que se convirtió en la crisis más grave desde que le fue restituido el territorio por Reino Unido en 1997.

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA