Internacionales

Crisis en Venezuela: con quejas por falta de recursos, siete ministros dejaron el gobierno de Nicolás Maduro

Lo hicieron porque no podían seguir trabajando en esas condiciones por la falta de recursos para pagar los sueldos, los proyectos y el funcionamiento de la Administración Pública.

Martes 13 de Agosto de 2019

142354_1565743084.jpg

El régimen de Nicolás Maduro se encuentra acosado en varios frentes: en a lo interno por una especie de rebelión en la granja que produjo la dimisión de su gabinete este lunes que lo forzó a nombrar siete nuevos ministros y la amenaza de disolución del Parlamento, en manos de la oposición, que delegó a Diosdado Cabello, quien prefirió hacerlo gradualmente para sacar provecho personal del dialogo de Noruega.

En la reunión ministerial de Maduro celebrada este lunes en Miraflores, Clarín supo de buenas fuentes oficialistas que los ministros se vieron forzados a renunciar en masa porque le plantearon a Maduro que no podían seguir trabajando en esas condiciones por la falta de recursos para pagar la nómina del personal, los proyectos y funcionamiento de la Administración Pública.

Maduro les habría respondido que no hay recursos y que debían seguir en esas condiciones o renunciar. Los ministros prefirieron lo último y se fueron en masa. Maduro, entonces, anunció la designación de siete nuevos ministros, especialmente del área social, turismo y mujer, porque de las áreas "duras" como las económicas y financieras todavía no ha hecho anuncios.

Un caso especial es la mujer de Diosdado Cabello, Marlenys Contreras, quien de ministra de Obras Públicas, antes como de Turismo, fue destituida sin mayores explicaciones. Al número dos del régimen parece no importarle ese cambio debido a los rumores de su divorcio con la madre de sus tres hijos.

El gabinete de Maduro fue aumentado a más de 35 ministerios, una barbaridad con la escasez recursos, déficit presupuestario, caída de la producción y del comercio, según los empresarios. Esto ocurría en el palacio de Miraflores mientras Cabello anunciaba este lunes cómo iba a ser la disolución del Parlamento para restarle poder a su adversario Juan Guaidó.

Cabello se ufanó como siempre con su mazo mediático. En la presidencia de la Asamblea Nacional Constituyente, una entidad chavista cuestionada por fraudulenta desde que se instauró hace dos años, el capitán del Ejército, que nunca tuvo el favor de Hugo Chávez, admitió que quería disolver el Parlamento, pero que lo haría a su modo: en cámara lenta.

Desde que la oposición ganó el Parlamento con el favor de los votos de 14 millones de venezolanos en diciembre del 2015, su mayoría absoluta de 112 bancas de las 165 fue escamoteada por Cabello que era el presidente de la saliente Asamblea Nacional. En las fiestas navideñas del triunfo opositor, Cabello inventó que 3 diputados postulados por la oposición de Amazonas no podían ser reconocidos: así les rebajó la mayoría absoluta a la oposición.

 

Juan Guaido durante una sesión de la amenazada Asamblea Nacional, AFP

Aun así, la oposición quedó con 109 diputados, una mayoría calificada a la que le faltarían los tres indígenas que todavía no han podido definir su estatus legislativo, pero un tanto limitada para ejecutar todos los planes que tenía en mente.

A lo largo de estos cuatro años de legislatura, el único poder en manos de la oposición, ha sido víctima del trasquilador de ovejas. Cabello ordenó que no se le pagaran los sueldos a los diputados opositores. Llevan sin cobrar desde hace más de tres años y viven de la caridad y ayuda de sus familiares.

En total, Cabello se propone afectar a 25 diputados que no tienen suplentes. Y el lunes anunció que el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional Constituyente que él preside, dejó por fuera a cuatro diputados opositores como José Guerra, Tomás Guanipa, Juan Pablo García y Rafael Guzmán, a quienes le despojaron la inmunidad parlamentaria por estar acusados de siete delitos como la traición a la patria, entre otros, que se pagan con 20 a 30 años de prisión.

Cabello amenaza a los 25 diputados sin suplente con lo que Guaidó perdería su mayoría califica parlamentaria: “Les voy a hacer la vida imposible en estos 30 días de vacaciones. No se vayan”, les aconsejó.

“La amenaza de disolver el Parlamento queda latente”, dice el analista John Magdaleno. “Lo ocurrido el lunes 12 en el TSJ y en la ANC forma parte de las tensiones de doble vía que seguirán acompañando un proceso de negociaciones que pareciera estar poniéndose serias, porque finalmente se están desnudando los intereses de ambos actores”.

Magdaleno explica que “los bloques de actores se amenazan nuevamente para intentar lograr mayores avances en la mesa de negociación de Noruega. El régimen presenta una vulnerabilidad creciente y se acerca a una situación límite. La articulación estratégica de la oposición es una variable muy importante, presente en 46 de los 100 casos de transición de la dictadura a la democracia que hemos estudiado".

Guaidó, por su lado, desestimó la pretensión de Maduro y Cabello de disolver el Parlamento y anunció la designación de nuevos cargos del futuro gobierno de transición con el ingeniero químico Carlos Jorda como CEO de CITGO, la subsidiaria de PDVSA en Estados Unidos.

También designó en la comisión presidencial consultiva para la renegociación de deuda pública al economista Ricardo Villasmil, ex presidente del Banco Central de Venezuela, Alejandro Grisanti, Ricardo Hausmann, al diputado Omar Barboza y al ex procurador José Ignacio Hernandez como sus representantes en la comisión sobre la deuda externa venezolana.

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA