Nacionales

Hackeo a la Policía Federal: Patricia Bullrich confirmó que es de ella la foto filtrada

"LagorraLeaks 2.0", como se hace llamar el usuario que accedió a los archivos, difundió la imagen. "Te estamos observando", advirtió.

Miércoles 14 de Agosto de 2019

142460_1565831634.jpg

El hacker que atacó los archivos de la Policía Federal difundió este miércoles, en un grupo de Telegram con casi 500 miembros, una foto de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La imagen estaba acompañada de un mensaje con tono intimidatorio: "Te estamos observando". A su lado había un emoji de una cara sonriente.

Bullrich confirmó que la foto es de ella pero aclaró que tiene unos cuatro años, que fue tomada por un celular y publicada en una carpeta de acceso público de Google que también contiene imágenes de la campaña de Cambiemos.

De ahí la habría tomado el pirata cibernético que se esconde detrás del alias de "LagorraLeaks 2.0", por lo que la intimidad de la funcionaria no habría sido vulnerada. "No hay hackeo", le informaron a la ministra horas después de la difusión de la postal, donde se la ve en un clima hogareño. Una confirmación que le llevó tranquilidad.

La foto fue difundida por el hacker en el grupo de Telegram que creó para dar a conocer los archivos que sube a la deep web.

La jefa de la cartera de Seguridad había sufrido un ataque en 2017, cuando ingresaron a su cuenta de Twitter y su Gmail. "Macri Gato", decía un posteo en su cuenta de la red social en la que también publicaron su número de celular. Por ese hecho fueron detenidos Ricardo Damián Mirco Milski y Martín Horacio Trabucco.

Pero aún no hay indicios de quién está detrás del usuario que filtra la información de la Federal y que también hackeó la cuenta oficial de Prefectura en Twitter. Se sospecha que entró al sistema de una forma muy sencilla: a través de una cuenta de mail de Yahoo! o Gmail de algún integrante de la fuerza que no cumplió con los estrictos protocolos de seguridad informática y fue víctima de phishing.

En ese sentido, creen que los datos provienen de la computadora de un particular y no de un ataque a la ciberseguridad de la Policía. Incluso, los legajos y escuchas que difunde el usuario no son actuales.

"Subir archivos a una nube, a Google Drive, pasarlos a un pen drive o dejarlos en el escritorio pueden ser objeto de hackeos, por eso pedimos a todos los integrantes de las fuerzas y del Ministerio que cumplan los protocolos", explicó Bullrich.

Hace tiempo, el Ministerio migró toda la información sensible bajo su órbita al sistema de la Empresa Estatal Argentina de Comunicaciones (ARSAT). Sus técnicos simulan ataques de forma frecuente para comprobar que no puede ser intervenida.

En paralelo con el caso, que ya llegó a la Justicia Federal, el hacker insiste en el grupo de Telegram. Sus últimos mensajes contienen información sobre el policía Luis Chocobar y los legajos de Néstor Roncaglia y Mables Franco, jefe y subjefa de la Policía Federal, respectivamente.

En la fiscalía de Jorge Di Lello están abiertas todas las hipótesis sobre la identidad de "La Gorra Leaks", incluso analizan la posibilidad de que se trate de más de una persona con los recursos económicos suficientes para sostener el ataque en el tiempo, según dijeron fuentes judiciales a este medio.

Fuente: TN

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA