Internacionales

Polémica en el gobierno de Hungría por un anuncio con parejas del mismo sexo

Una simple campaña publicitaria para una marca de bebidas, que habría sido elogiada en cualquier país democrático, fue demasiado para un gobierno que ha hecho de los prejuicios su principal herramienta de propaganda.

Sábado 16 de Noviembre de 2019

150768_1573911494.jpg

El gobierno ultraderechista del primer ministro húngaro, Víktor Orbán, le declaró la guerra a Coca Cola por unos anuncios que incluían a parejas del mismo sexo. Bajo la consigna “Love is love”, los carteles instalados en el metro de Budapest mostraban a una pareja de dos hombres y otra de dos mujeres compartiendo un momento romántico mientras bebían su gaseosa. En otro anuncio, una botella de Coca Cola “zero” aparecía con los colores del arcoíris de fondo y la frase: “Cero azúcares, cero prejuicios”.

El diputado István Boldog, del partido oficialista Fidesz, publicó en sus redes una imagen con el logo de Coca Cola tachado y llamó a boicotear a la compañía hasta que retirase sus anuncios, adhiriendo a un llamado de CitizenGo, un grupo de odio con sede en Madrid y sucursales en diferentes países. En su editorial, el portal de noticias húngaro Pesti Srácok denunció que Budapest está “rodeada por el lobby homosexual” y acusó a la Coca Cola de querer “seducir” a los jóvenes, argumento que fue repetido por otros medios partidarios del gobierno. En Érd, una ciudad cercana a la capital, el Departamento de Protección al Consumidor del condado de Pest multó a Coca Cola por 500.000 forintos, alrededor de 1500 euros, por violar una ley que prohíbe publicar materiales que “perjudiquen el desarrollo físico, mental, emocional y moral de niños y adolescentes”.

Como en otros lugares del mundo, el discurso de odio contra los gays recurre a la idea de que cualquier acto de visibilidad de una pareja del mismo sexo o cualquier mención de la homosexualidad es “un peligro” para los niños, como si ser homosexual fuese algo malo y, encima, se “aprendiese” por imitación. El año pasado, la Ópera Nacional del país fue presionada por una fuerte campaña homofóbica que la obligó a retirar de cartel el exitoso musical “Billy Eliot”, con el argumento de que “hace homosexuales a los niños”. También entonces, la campaña fue organizada por medios oficialistas.

Víktor Orbán, en el poder hace casi una década, se define a sí mismo como un representante de la “democracia iliberal”, un concepto de gobierno que busca su legitimidad en el apoyo de las mayorías, a costa de deshumanizar y excluir de la vida política y social a las minorías y a quienes se opongan a su partido, al que se identifica con la Nación. Así, oponerse a Orbán significa ser enemigo de Hungría, y en esa categoría no entran apenas sus adversarios políticos, sino también cualquier sector de la sociedad cuya demonización sea útil para su relato.

Siempre que convenga a sus intereses, los “enemigos del pueblo” pueden ser también los gays, los judíos, los inmigrantes y otros. Por su enemistad política con George Soros, el primer ministro húngaro no tuvo problemas en resucitar el más clásico discurso antisemita del período nazi, acusando al empresario, que es judío, de conspirar contra el país. La propaganda estatal, usando los estereotipos del judío rico y conspirador que le encantaban a Goebbels, transformó a Soros en una especie de encarnación del mismísimo diablo y eso le permitió a Orbán expulsar de Hungría a su universidad. Pero no era la primera vez que coqueteaba con la retórica antijudía: al reformar el sistema de educación –para lo cual, denunció que las escuelas eran centros de “adoctrinamiento”, como hacen Jair Bolsonaro y sus aliados evangélicos en Brasil–, Orbán introdujo como bibliografía obligatoria en los nuevos programas de estudio a escritores antisemitas.

Sin embargo, de acuerdo con la recientemente fallecida filósofa húngara Agnes Heller, “Orbán no es antisemita, no tiene ninguna convicción firme, ni positiva, ni negativa. Lo único que le interesa es acrecentar al máximo su poder, y por eso utilizará cualquier ideología (incluido el antisemitismo) que le sirva para fortalecer su autoridad y satisfacer su ansia de acumular cada vez más”. Así, además de señalar a Soros con ese discurso de odio, Orbán también atacó a los inmigrantes con otro similar, xenófobo, se refirió a los refugiados como “invasores”, recurrió al nacionalismo étnico y persiguió a todos los que se le opusieron, obligando a muchos a optar por el exilio.

En su libro Fascismo: una advertencia, la exsecretaria de Estado norteamericana Madeleine Albright dice que la retórica del primer ministro húngaro “es un reflejo del ultranacionalismo exacerbado que llevó a Mussolini al poder hace un siglo”. Valiéndose de su mayoría parlamentaria, Orbán reformó la constitución para otorgarse amplios poderes, copó el Tribunal Constitucional y buena parte del poder judicial, reformó la legislación electoral para hacer prácticamente imposible que su partido pudiese perder una elección, persiguió al periodismo independiente, transformó a los medios públicos en un enorme aparato de propaganda, reformó los planes de estudio de las escuelas y hasta intenta controlar el contenido de películas y obras de teatro.

Al igual que lo hacen otros líderes neofascistas –por ejemplo, Vladimir Putin, en Rusia; Jarosław Kaczyński, en Polonia, y Jair Bolsonaro, en Brasil– y partidos de extrema derecha de distintos continentes –por ejemplo, Vox, en España; la Liga Norte de Mateo Salvini, en Italia, y Amanecer Dorado, en Grecia–, los nacionalistas “iliberales” de Orbán tienen a la población LGBT y a los inmigrantes como blancos preferidos de su discurso de odio. Así como en el pasado se extendieron por el mundo las teorías conspirativas antijudías, hoy se habla, en distintos países de “lobby gay” e “ideología de género”, los fantasiosos Protocolos de la época.

Cuando reformó la constitución, en 2011, Orbán introdujo en la nueva carta magna un capítulo de “fundamentos” que dice, en su artículo L, que “Hungría protegerá la institución del matrimonio, entendida como la unión voluntaria de un hombre y una mujer” y que “los lazos familiares deberán estar basados en el matrimonio o en la relación entre padres e hijos”. Su gobierno identifica a la homosexualidad no como una orientación sexual, sino como una amenaza foránea a los “valores” de la nación húngara.

Para Jason Stanley, uno de los más reconocidos especialistas en el estudio del fascismo, el objetivo de incluir esta retórica en la constitución fue pasar el mensaje de que el patriarcado es una práctica virtuosa que debe ser “protegida del liberalismo”. En su libro How Facism Works, Stanley explica que, “en la política fascista, el mito del pasado patriarcal amenazado por unos ideales liberales invasores desata el pánico ante la posible pérdida de la posición social tanto del hombre como del grupo dominante, que no podrá proteger la pureza de la nación ni su estatus de la invasión extranjera”.

Y ese discurso funciona. De acuerdo con datos del más reciente Eurobarómetro sobre discriminación en la Unión Europea, divulgado este año, Hungría está entre los países más homofóbicos del continente: 61% de sus habitantes se opone al matrimonio entre personas del mismo sexo, 72% se opone al reconocimiento legal de la identidad de género de las personas trans y al 62% le molestaría, inclusive, ver a una pareja homosexual expresando su afecto en público con un beso, o caminando de la mano por la calle.

Fuente: TN

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA