Internacionales

Renunció el obispo de Buffalo por su gestión deficiente ante las denuncias de abusos de sacerdotes

Richard Malone había admitido que cometió errores pero se negaba a renunciar, hasta que la presión se intensificó por casos recientes.

Jueves 05 de Diciembre de 2019

152393_1575553896.jpg

El obispo de la diócesis católica de Buffalo renunció tras las amplias críticas sobre su gestión ante las denuncias de presuntos abusos sexuales por parte del clero estadounidense.

El papa Francisco aceptó el miércoles la dimisión del obispo Richard Malone y nombró al de Albany, Nueva York, Edward Scharfenberger, como su sustituto temporal hasta que se encuentre un reemplazo.

El Vaticano no explicó los motivos por los que Malone abandonó su cargo dos años antes de la edad obligatoria de jubilación, los 75 años. La Santa Sede llevó a cabo recientemente una investigación sobre la diócesis, ubicada al oeste de Nueva York, y la gestión que hizo Malone de los presuntos casos de abusos.

El nombre de la diócesis aparece en más de 220 denuncias interpuestas últimamente por gente que haber sufrido abusos sexuales por parte de sacerdotes. Muchos de los hechos denunciados ocurrieron hace décadas, pero los críticos dicen que Malone cometió errores recientemente, incluyendo su decisión de regresar al ministerio a un sacerdote que había sido suspendido por un obispo anterior por incluir “amarte” en un mensaje de Facebook a un niño de octavo grado.

Más tarde, Malone avaló al mismo sacerdote para un trabajo como capellán de crucero, incluso después de haber sido acusado de hacer avances no deseados hacia los hombres jóvenes.

Malone ha admitido que cometió errores en casos de víctimas adultas, pero se había negado firmemente a dimitir. Sin embargo, la presión para que se vaya ha sido intensa.

El año pasado, dos miembros clave del personal de Malone hicieron públicas sus preocupaciones sobre su liderazgo, incluyendo a su ex secretario, el reverendo Ryszard Biernat, quien secretamente grabó a Malone llamando a un entonces sacerdote activo “un cachorro enfermo”, pero no tomando ninguna acción inmediata para removerlo.

Anteriormente, su asistente ejecutivo, Siobhan O’Connor, filtró documentos internos de la iglesia después de preocuparse de que Malone había omitido intencionadamente docenas de nombres de una lista pública de sacerdotes con acusaciones creíbles de abuso.

En septiembre, un grupo de laicos católicos que habían estado trabajando con Malone para restaurar la confianza en la iglesia se unieron a los llamados a su renuncia. Mientras tanto, un sacerdote diocesano ha estado circulando una carta de “no confianza” para que la firmen.

El Vaticano llevó a cabo recientemente una investigación en la diócesis de Buffalo para llegar al fondo de los problemas. El Obispo Nicholas DiMarzio, quien dirigió la investigación, dijo que había terminado su trabajo después de hacer tres viajes al oeste de Nueva York y entrevistar a unas 80 personas dentro y fuera de la iglesia.

El informe de DiMarzio al Vaticano no se ha hecho público.

Entre los que han pedido la dimisión de Malone se encuentra el ex decano de los seminaristas del Seminario de Cristo Rey de la diócesis. En una carta que resume su decisión de retirarse de sus estudios para ser sacerdote, Stephen Parisi calificó de “repugnante y repugnante” la entrega por parte de la diócesis de casos de abuso sexual clerical y planteó preguntas sobre las prácticas académicas y la supervisión de la institución.

En abril, Malone suspendió a tres sacerdotes después de que varios seminaristas se quejaran de que los hombres mayores los sometían a discusiones sexuales perturbadoras y ofensivas durante una fiesta en una rectoría.

Al negarse a renunciar a las llamadas anteriores, Malone había dicho que quería ser parte de la “renovación” de la diócesis.

La diócesis ha pagado más de USD 18 millones a más de 100 víctimas bajo un programa de compensación establecido el año pasado. Desde agosto, ha sido nombrado en una ola de nuevas demandas bajo una ley del estado de Nueva York que suspendió el estatuto usual de limitaciones y abrió un plazo de un año para que las víctimas puedan presentar reclamaciones sin importar cuándo ocurrió el abuso.

Los fiscales generales en varios estados, incluyendo Nueva York, han comenzado investigaciones civiles sobre cómo la Iglesia Católica revisó y potencialmente encubrió el abuso.

(Con información de AP)

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA