Internacionales

El brote del coronavirus sacude la economía de China y el mundo mira expectante

Hubo fuertes caídas en la bolsa china por la expansión del virus. Los mercados están a la espera de que pase la temporada de viajes.

Jueves 23 de Enero de 2020

156048_1579819667.jpg

Las noticias de que un nuevo virus que ha infectado a centenares de personas en el centro de China puede transmitirse entre humanos sacudió los mercados financieros, y genera temores de que la economía mundial se vea vapuleada en momentos en que parecía cobrar impulso.

Las principales bolsas de China registraron fuertes pérdidas este jueves luego de que las autoridades de Wuhan, el epicentro del coronavirus, anunciasen el cierre del transporte público como medida de contención de la enfermedad y de que el gobierno haya pedido a los residentes que no abandonen la zona.

Las autoridades de salud en toda Asia incrementaron su vigilancia y otras precauciones para prevenir una repetición del caos y las muertes vividas durante la crisis del SARS (síndrome respiratorio agudo grave) en 2003, que causó pérdidas de entre 40.000 millones y 50.000 millones de dólares por la reducción de viajes y gastos. 

"La confirmación por Xi Jinping de la propagación del nuevo virus muestra que la situación es muy grave", afirmó Larry Ong, del gabinete SinoInsider, basado en Estados Unidos.

Las exportaciones chinas, uno de los pilares de la economía del gigante asiático, han sufrido la guerra comercial con Estados Unidos. Además, el crecimiento chino ha sido el año pasado el menor en 30 años (+6,1%), y ahora Beijing cuenta con el consumo interno para sostener su economía.

Sin embargo, con el virus, "es el corazón mismo del crecimiento económico el que puede verse afectado" advierte Mary-Françoise Renard, profesora y responsable del Instituto de investigación sobre la economía de China (Idrec), basado en Francia.

"Y ello porque la gente va a consumir menos. Ya no querrá desplazarse para ir al restaurante o a lugares públicos", y el turismo puede verse afectado, según la experta.

Para Hong Kong​, la situación no podría ser peor. Víctima de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y de las manifestaciones que piden democracia (las cuales afectaron especialmente los sectores del turismo y del comercio), la economía de la isla está en recesión.

La agencia de calificación financiera Moody's rebajó el lunes pasado la nota a largo plazo de la ex colonia británica. Entre otros temas, criticó al gobierno de Hong Kong por cómo manejó las protestas.

La aparición de una epidemia en esta megalópolis, densamente poblada, solo puede empeorar los problemas económicos. 

"Es sin duda la última cosa que los habitantes de Hong Kong quieren", explicó Jackson Wong, director de la gestión de activos en Amber Hill Capital Ltd. "La situación actual recordará a los inversores lo que sufrimos en 2003 con la epidemia del SARS en Hong Kong", agregó.

La Bolsa de Hong Kong se hundió el martes después de que un científico chino afirmara que el virus era transmisible entre humanos.

Alerta por la temporada de viajes

Los primeros casos del que ha sido identificado como una nueva variante del coronavirus fueron vinculados con un mercado de mariscos en Wuhan, lo que indicó que hubo transmisión de animales a humanos, pero ahora se sabe que se disemina entre personas. Para el jueves, se había confirmado la infección de más de 500 personas y 25 habían muerto a causa de la enfermedad, que puede causar neumonía y otros problemas respiratorios graves.

Una baja de los mercados financieros el martes fue seguida por una recuperación el miércoles, cuando los inversionistas compraron acciones baratas. Los títulos de referencia estaban mayormente en alza en Asia, Europa y Estados Unidos​.

Aunque el nuevo virus parece menos peligroso que el SARS, "el riesgo más significativo para Asia podría estar al acecho, con la llegada de la temporada de viajes en la región, lo que pudiera multiplicar la difusión", dijo Stephen Innes, principal estratega de AxiCorp para Asia.

"Así que, aunque el riesgo está regresando a los mercados, puede que las luces no vuelvan a estar verde hasta que pasemos por la temporada de viajes del Año Lunar para evaluar mejor la dispersión del coronavirus".

El brote de SARS en 2003 en China, junto con casos de una variante letal de la influenza aviar, resultaron en amplias medidas de cuarentena en muchas ciudades chinas y en Hong Kong. Más de 8.000 personas se enfermaron y poco menos de 800 murieron, una tasa de mortalidad de casi 10%.

Mientras que la influenza ordinaria mata a centenares de miles de personas al año, enfermedades nuevas como el brote actual causan alarma debido a las incertidumbres sobre lo letales que pudieran ser y cómo se diseminan. Eso es especialmente cierto durante los viajes masivos por el festival del Año Lunar, que comienza esta semana.

"El costo para la economía global pudiera ser enorme en términos de PBI negativo si este brote se convierte en epidemia", dijo Innes en un reporte.

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA