Farándula

La sorprendente vida de la “Xuxa argentina” de los 80

Con varias décadas dedicada a la conducción de programas de televisión, la animadora habló sobre su notable carrera, los ciclos que encabezó dedicados a las mujeres y los prejuicios que debió enfrentar por provenir del mundo del modelaje.

Viernes 24 de Enero de 2020

156115_1579873788.jpg

“Pat-pat-pat, sy-sy-sy, está de moda en este país”. La mujer sonriente baja de una nave espacial rosada que expulsa humo. Tiene botas largas y la rodean chicas, que, también con botas que cubren sus piernas hasta las rodillas, bailan, mueven porras y usan minifaldas tableadas y sombreros. La mujer sonriente saluda a un grupo de niños que toman el micrófono y le dicen una palabra extraña: “Guachiguau”. ¿Un presagio? ¿Una distopía? ¿Una imagen del futuro? Es 1988 y cientos de niños de todo el país son felices al ritmo de las canciones de El Clan de Patsy, un programa de televisión que cautivó al público infantil mucho antes de que otro similar conquistara los corazones de los argentinos, cuando aterrizó en la pantalla local –con su propia nave– la brasileña Xuxa en la década del ‘90.

Después de muchos años de dedicarse a la conducción y al modelaje, Patricia Lage –Patsy para aquellos patsytos que la seguían, que compraban sus discos, que usaban productos con su cara– había estado en Brasil y mirando televisión un día se encontró con un programa que le interesó. Inquieta, y siempre detrás de la realización y producción de todos sus trabajos, no paró hasta reunirse con La Reina de los Bajitos.

En la Argentina eran tiempos críticos: se acercaba la hiperinflación, se estableció un régimen de cortes programados de energía y el malestar social crecía, por lo que ni Xuxa ni su representante Marlene Mattos tenían planes de traer el envío al país. Preferían, en todo caso, esperar un tiempo para expandirse. Así que llegaron a un acuerdo con la animadora argentina y llegaron a un acuerdo para que hiciera su versión del exitoso show brasileño en la televisión pública, entonces conocida como Argentina Televisora Color (ATC).

“Ellas me dicen: ‘No te lo podemos vender como formato porque lo vamos a ir a hacer dentro de unos años. La Argentina está pésima y lo que vas a hacer es perder. Como nosotros no queremos perder podemos hacer un acuerdo con el tema de la música y ciertas cosas’. Y así se formuló, aunque el tiempo les dio la razón”, recuerda Lage en diálogo con Teleshow sobre aquel encuentro que sellaría, tal como lo recuerda hoy, una de las etapas más felices de su vida.

“Me quedaba en el estudio con los chicos jugando, porque a mí lo que más me gustaba era jugar con los chicos ¿entendés? El día que nació mi hija dije: ‘Al fin tengo mi muñeca’ (risas)”, señala la conductora y productora de aquel ciclo y agrega: “De mi bolsillo pagaba ambulancia, enfermera, etcétera, porque no quería que a nadie le pasara nada. Grababa varios programas porque salía seis veces por semana”.

 

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA