Sociedad

La hermana del detenido por el crimen en Puerto Deseado: "A mi hijo también lo quiso matar"

Rosalía aseguró que en enero denunció a Omar Alvarado, pero que la Justicia lo excarceló. Lo reconoció a través del identikit.

Martes 25 de Febrero de 2020

158486_1582638773.jpg

El crimen de Santino pudo haberse evitado. Así lo dejó en claro la hermana del propio acusado por el asesinato del nene de cuatro años en la localidad santacruceña de Puerto Deseado. Un mes antes había estado algunos días preso por un intento de homicidio similar.

Para Rosalía, la hermana de Omar Alvarado, no fue fácil denunciarlo, pero sabe que hizo lo correcto. Así lo expresó: "El viernes a la madrugada miré Internet, miré Facebook y apenas vi lo ocurrido en Puerto Deseado se me vino que fue él".

"Después, cuando vi el identikit, confirmé que era mi hermano", lamentó la mujer que se animó a contar su historia delante de las cámaras de televisión para, de alguna manera, pedir ayuda para su familia y para sus vecinos de la localidad santacruceña.

"Un mes antes quiso matar a mi hijo de 21 años con pedradas en la cabeza. Le gritaba: 'te maté, te maté'. Hice la denuncia, pedí ayuda, pero no me hicieron caso, solo me dieron la espalda", recordó Rosalía sobre el intento de homicidio por el que estuvo preso pocos días.

Alvarado y un cómplice atacaron a María Mercedes Subelza y su pequeño hijo Santino cuando paseaban por la playa. A ella la violaron y al pequeño lo mataron a golpes y piedrazos. La mujer tuvo que hacerse la muerta para que los asesinos no la ultimaran.

Mercedes, todavía en shock por el crimen de su hijo, pudo reconocer el lunes al cómplice de Alvarado en la segunda rueda de reconocimiento como uno de los atacantes en la playa Cavendish.

El joven identificado por la víctima es menor de edad y si bien trascendió que sufre esquizofrenia, el juez de la causa, Oldemar Villa, aclaró que su enfermedad "no lo convierte en inimputable".

 

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA