Sociedad

A 46 años del fallecimiento de Perón

Un uno de julio a las 13.15 moría el General Juan Domingo Perón, a pocos días de haber cedido su lugar al frente del Poder Ejecutivo a su esposa María Estela Martínez. Se cumplen 46 años de la muerte de una figura fundamental de la política argentina

Miércoles 01 de Julio de 2020

167970_1593604516.jpg

08:51 | Miércoles 01 de Julio de 2020 | La Rioja, Argentina | Fenix Multiplataforma

El 6 de junio de 1974, a pocos días de su último discurso desde el famoso balcón de la Casa Rosada, el presidente Juan Domingo Perón, contra el consejo de su médico personal, decide aceptar la invitación de Paraguay para asistir a un acto de devolución de trofeos de guerra. Ese viaje acabaría de quebrantar la ya debilitada salud de Perón.

Luego de algunas semanas de tratamiento y ante el agravamiento de cuadro, Perón delega la presidencia en su esposa el 29 de junio. Dos días después, el 1° de junio a las 14.10, Estela Martínez de Perón, en ejercicio de la presidencia, anuncia al país la noticia del deceso.

Era un día sin diarios por una medida de lucha de los trabajadores gráficos, por lo que recién en la madrugada siguiente los periódicos reflejarían la noticia en títulos catástrofe. “Ha muerto Perón”. “Dolor”. “Murió”. “Falleció ayer Juan Domingo Perón”. La CGT dirigida por Adelino Romero decretó un cese general de actividades en señal de duelo.

Luego de la muerte del General, se realizó un velatorio en la capilla de la quinta presidencial de Olivos, hasta las 8 del día siguiente. A esa hora se inició el traslado del cuerpo hacia la Catedral metropolitana, donde se realizó una misa de cuerpo presente. A continuación el féretro fue trasladado sobre una cureña hasta el Congreso Nacional, donde permaneció durante casi dos días completos, hasta las 9.30 del jueves 4. Durante esas 46 horas más de 135 personas pasaron a despedirse personalmente del General, mientras en el exterior del Parlamento más de un millón de argentinos y argentinas acongojados montaban guardia pese a la lluvia persistente.

Antes del traslado a la capilla de Nuestra Señora de la Merced una docena de oradores despidieron a Perón. En representación de los ministros habló Benito Llambí, José Antonio Allende lo hizo por los senadores; Raúl Lastiri por diputados; Miguel Ángel Bercaitz por la Corte Suprema de la Nación; el teniente general Leandro E. Anaya por las Fuerzas Armadas; Carlos Menem en nombre de los gobernadores; Ricardo Balbín por los partidos políticos; Duillo Brunillo y Silvana Rota, por el Partido Justicialista; Lorenzo Miguel en nombre de las 62 Organizaciones; Adelino Romero por la CGT y Julio Broker por la CGE,

Además del arribo de tres primeros mandatarios para las exequias (Juan María Bordaberry de Uruguay, Hugo Banzer de Bolivia y Alfredo Stroessner del Paraguay) hubo pronunciamientos y condolencias desde todo el mundo. Se pronunciaron muchos líderes mundiales, desde Richard Nixon y el secretario general del Partido Comunista de URSS Leonid Brézhnev, que suspendieron momentáneamente las conversaciones de paz que estaban llevando adelante para enviar su saludo, hasta el primer ministro chino Chou En-lai, pasando por el Mariscal Tito desde Yugoslavia y el presidente rumano Nicolae Ceaucescu.

Fidel Castro dijo: “La noticia me hizo mucho daño. Tuve una terrible sensación de abatimiento y tristeza. Surgió en mi memoria la ruptura del bloqueo a Cuba que concretó el gobierno popular del general Perón. Jamás será olvidado por el gobierno y el pueblo de mi patria. Siempre será recordado aquí como un patriota latinoamericano, y un amigo de Cuba y de su pueblo”.

Mientras tanto, en Europa se estaba jugando el mundial de fútbol de Alemania 1974. En varios partidos de ese lunes primero de julio se hicieron momentos de silencio por la muerte de Juan Domingo Perón.

Un año y 9 meses después de este primero de julio de 1974 se produciría el golpe militar de marzo de 1976, que abriría las puertas a la dictadura más sangrienta de nuestra historia.

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA