Farándula

Mónica Farro habló sobre la causa que le inició a Sol Pérez: "Esto sigue hasta el final porque tengo todas las de ganar"

La vedette charló con Pronto sobre su conflicto con Sol, su etapa post-operación y contó de qué le gustaría trabajar en un futuro ya que daría mucho que hablar.

Miércoles 16 de Septiembre de 2020

174481_1600303025.jpg

21:33 | Miércoles 16 de Septiembre de 2020 | La Rioja, Argentina | Fenix Multiplataforma

Mónica Farro está en su casa recuperándose de una operación en los juanetes que quería hacerse hace veinte años. Aunque está casi inmóvil y su marido Leandro la ayuda en todo, la vedette hace gimnasia como puede y tras pasar días de sumo nerviosismo por un manejo desprolijo de la clínica en donde se hizo un hisopado, no ve la hora de poder sacarse las vendas y activar. Claro, siempre y cuando la cuarentena lo permita.

Farro, que está "más encerrada que nunca", dice que igualmente no saldría a todos lados "porque hay mucha gente en la calle". "De estar encerrada haciendo 200 mil cosas en casa a no saber qué hacer. Igual ahora hay más libertad, el dentista es una salida genial. Lo que me interesaba era el solarium, el centro de estética y el gimnasio, pero esto no se puede hacer", comenta en diálogo con Pronto.

"Cuando sos muy activo la cabeza trabaja mucho, tengo mis altibajos. Estoy en un momento en el que estoy peleada con el mundo. Estoy un poco queriendo salir de esta situación mía para poder moverme y ser independiente. Hoy estoy totalmente pendiente de mi marido, que me ayude, me lleve, me traiga", reflexiona sobre su situación actual.

Mónica se operó este mes porque como viene la mano cree que no habrá temporada en Mar del Plata... o por lo menos en su rubro. En tal caso, en noviembre estará "espectacular" por si empiezan los shows.

¿Pero cómo entrena? Se da maña. "Es muy complicado, no es solo no tocar el piso sino disociar del tobillo al pie. Estás sentada y querés levantar la pierna. Yo tengo 2 clavos, un tornillo y una fractura. Es muy incómodo, incluso sentada inconscientemente movés. Yo no puedo hacer nada con los dedos porque cada cosa que hago me duele mucho. El tornillo va a quedar", explica y lo prueba en sus redes.

El año para Farro arrancó con un escándalo de alto vuelo: se peleó con Sol Pérez a tal punto de iniciarle una causa en la Justicia. Ambas compartieron tablas en el espectáculo marplatense Veinte Millones y palabra va, palabra viene, no se pudieron ver más. Y la cosa por más que se haya planchado un poquito seguirá cuando la cuarentena lo permita... o cuando Mónica y su abogado Ignacio Trimarco arreglen las cosas "con la otra parte". "Hace un par de semanas se acercaron a mi abogado a tratar de resolver sin llegar a un juicio. Hubo dos o tres reuniones", revela mientras informa que el trámite está frenado porque su letrado está en Miami resolviendo otros asuntos.

"Cuando mi abogado llegue se va a definir si vamos a juicio o si aceptamos lo que nos proponen. Es bueno que se hayan acercado ellos. Se ve que quieren resolver o entienden que la culpa fue del otro lado. Esto sigue hasta el final. No tengo apuro, hasta el final va a ir porque tengo todas las de ganar. Cuando uno sale a difamar en un lugar tan público, en un horario central, y sin pruebas, sin porqué, sin nada y daña tu honor, eso hay que pagarlo", sostiene.

En este sentido y habiendo pensado lo sucedido con Pérez, la vedette reflexiona sobre el rol de los famosos "del momento" en el mundo del espectáculo: "Antes las personas del momento, la que surgía de un Gran Hermano o algo así, la llevabas al teatro y cortaban ticket. Hoy no cortan nada. La gente no paga la entrada para ir a verla, está afuera para hacerse la foto, pero no pagan la entrada por esa persona. Al estar las redes, que nos ven todo el tiempo haciendo todo, no es lo mismo a que no nos vean nunca y solo nos vean pagando la entrada en el teatro. Creo que ahí los empresarios por ahí se equivocan. Afuera puede haber mil personas esperandote pero la entrada no la pagan por esas X que surgen de la nada".

¿Lo que falta es talento? "Talento y trayectoria, que hoy es lo que no se respeta. Yo tengo 30 años de trayectoria, no sé si talento, el talento lo ve la gente que paga la entrada por vos. Vengo encabezando desde el año 2012 en todos los espectáculos que estuve hasta ahora. Por mi pagan la entrada, yo por lo menos sé que por mi la pagan. Por el resto no tengo idea, pero yo sé que vendo tickets".

Así como muchas personas que no pueden hacer lo suyo por la cuarentena, Farro está sin trabajar. No pensó en encarar un emprendimiento diferente o algún show en streaming, pero sueña con que algún día le den más chances en la tevé. Igual está un poco descreída con el asunto: "En los últimos años he ido a trabajar por lo económico, más allá de que el proyecto me tenía que gustar mucho. Si lo económico no me servía no iba, porque yo vivo de la plata que gano, no del aire".

"A mi me encantaría hacer televisión. Tengo ganas de tener mi programa. Me gustaría también ser parte de un programa. A veces te desmoralizás porque hablás con tanta gente que te dice 'hablamos el mes que viene' y pasan cuatro meses y todo queda en la nada. La gente está muy mentirosa. No ven lo artístico sino las conveniencias o a los que no les pagan. Yo podría sentarme en muchos programas y no cobrar, pero la verdad es que no tengo ganas, no estoy para eso", agrega sobre el tema y cierra con una afrmación contundente: "Está todo muy raro. La televisión está muy rara. No ven lo artístico. Yo se que en la tevé daría mucho que hablar porque me conozco, pero no me han querido dar la oportunidad todavía".

En lo que refiere a su situación con los hisopados que se hizo, también está en charlas con su abogado. Antes de operarse tuvo que hacerse obligatoriamente un hisopado. Este fue negativo, pero a los pocos minutos le confirmaron que hubo un error y que era positivo. Mónica no se quedó con esa y se hizo otro más, que le dio negativo. Ahí se operó, pero terminó pasando días bastante agitados y, además, gastó mucha plata.

"Ignacio Trimarco presentó una denuncia pero para que se investigue que es lo que pasa con estos laboratorios. Nunca voy a saber qué tuve y qué no tuve. Me siento muy bien y lo bueno es que la gente que tuve alrededor nadie tuvo ningún síntoma así que creo que soy negativo o lo fui. Más allá de que culpa tremenda por si contagiaste a alguien o no, te empezás a psicopatear. No la pasás bien porque también te sentís juzgada. No se sabe si fui yo o fueron ellos, pero también porque tuve que cancelar la operación y dije 'uy, capaz que pierdo la plata'. Gasté casi 20.000 pesos en los hisopados", afirma sobre la causa.

 

Las Más Vistas


<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA