Farándula

"¡No, mi amor!" El enojo de Adabel Guerrero con un periodista en vivo

Sucedió en la alfombra roja de la nueva obra de Flavio Mendoza en Villa Carlos Paz. Allí la vedette fue interceptada por un notero de “Infama” y, al darse cuenta quién era, le aseguró estar “muy enojada con vos”. ¡Mirá el incómodo momento!

Martes 10 de Enero de 2017

69860_1484090642.jpg

Adabel Guerrero está en un muy momento, pero hay cosas que no deja pasar. Por ejemplo, la mentira. Al menos así interpretó ella lo que hizo el periodista Nicolás Peralta de Infama: comentó que reemplazó a Lourdes Sánchez en un musical, algo que para ella no era así: "¡No, mi amor! No soy reemplazo".

 

Fue en la alfombra roja de Mahatma, la nueva obra de Flavio Mendoza en Villa Carlos Paz. A las seis de la tarde del martes se presentó en la localidad cordobesa y fueron muchas las celebridades que allí estuvieron presentes. La vedette lució un fino vestido con la espalda descubierta, sin embargo esa elegancia también la usó para despachar al notero. A continuación el diálogo completo.

 

—Vamos mostrando un poco la alfombra roja —inició Nicolás Peralta—. Bueno acá está entrando, por ejemplo, Adabel Guerrero. ¿Cómo estás, Adabel?

 

—Mal, muy enojada con vos —respondió ella para sorpresa de todos.

—¿Por qué?

—Estaría bueno, vos que sos periodista, que tengas la información correcta.

—Chicos, me estoy sorprendiendo en vivo —manifestó el periodista—. Tenemos buena relación, ¿qué pasó?

—Me está llamando Martín… —se excusó ella, buscando a su novio, Martín Lamela.

—No, pero pará, decinos qué pasa, decinos qué te ofende…

—No, mi amor. Estás diciendo por todos lados que soy reemplazo.

—¿No estás reemplazando a Lourdes en una canción?

—¡No, mi amor! No soy reemplazo. Yo tenía mi lugar. Lourdes tenía el suyo. Hay otras bailarinas que están cubriendo su rol, yo tengo el mío.

—Bueno, antes de que se vaya Adabel… por lo menos te queremos ver lo linda que estás…

La vedette muestra su out fil y tira un beso a la cámara. Luego se acerca al notero y cuando él le pone el micrófono, ella dice:

—No soy reemplazo de nadie, mi vida —concluyó, y se fue dejando a todos boquiabiertos, en especial a su entrevistador que no sabía cómo salir de esa incómoda situación.

Las Más Vistas