Algo salió mal!

¿Qué le pasó en el pecho a Luciana Salazar?

Parece que en uno de sus viajes al Caribe por el día de los enamorados, Luciana Salazar tuvo un problema en uno de sus senos. ¿Qué le pasó en el pecho a la modelo y novia de Martín Redrado?.

Lunes 20 de Marzo de 2017

73942_1490016267.jpg

Los famosos argentinos se la pasan viajando por el mundo. Sino es por trabajo, es por una presentación o, en el caso de ella, por estar acompañando a su pareja quien tiene mil y una charlas alrededor de la tierra. Estamos hablando, ya se sabe, de una de las mujeres más lindas de nuestro país, quien desde su cuenta de Instagram se encarga de regalarlas tomar para el infarto (de su silueta) y para un cuadrito (de los lugares paradisíacos en los que está). Se la pasa viajando por el mundo, pero ella no cuenta dónde estuvo, con quién ni cómo lo pasó.

 

Puede estar en la nieve, y a la semana siguiente en una selva. En un paraje desértico o en la urbe más tumultuosa. Sólo ella y su pasaporte conocen sus movimientos. Luciana Salazar no deja rastros. Pero en uno de estos últimos viajes junto a Martín Redrado a Luli vivió un terrible drama: volvió a Buenos Aires con una picadura sobre el pecho, a la altura del esternón.

Se brotó, le salieron algunos granitos y tuvo que consultar de urgencia a su dermatóloga. Ella, tan cuidadosa de la estética, pasó estos días encerrada en su casa, llena de cremas y con inyecciones de corticoides para bajar la hinchazón por las duras y dolorosas marcas en las piel. ¿Qué le habrá picado? Es un misterio, pero la bella rubia prometió tener mucho más cuidado porque lo vivido no se lo desea a nadie.

 

Recordemos que hace poco la rubia fue noticia porque se puso furiosa por algo que vio en el programa de Alejandro Fantino, "Animales sueltos". La vedette se enojó porque en el programa revelaron que le habían pinchado el teléfono, lo mostró en las redes sociales y se mofaron de ella. "Acabo de ver mi nombre en la lista de famosos escuchados en la era K". Su ira aumentó cuando vio que varios seguidores en lugar de apoyarla la cargaban con ofensas como "es para ver si estabas en el tráfico de implantes", o "Por las pavadas que decís no tenés de que preocuparte".