Farándula

Murió Juanjo Domínguez: el guitarrista argentino que "tocó con todos"

Guitarrista virtuoso y tanguero de ley, Juanjo Domínguez murió hoy en Buenos Aires, a los 67 años, a causa de una enfermedad que padecía desde hacía años. La noticia fue dada por su familia a través de la página oficial de Facebook del artista.

Domingo 10 de Febrero de 2019

127070_1549840351.jpg

Nació en Junín, pero se crió en Lanús, donde comenzó a estudiar en el Conservatorio Oliva. A los 12 años se recibió de profesor de guitarra, teoría y solfeo. Luego siguió sus estudios en el Conservatorio Julián Aguirre, en Lomas de Zamora. Allí tuvo como profesora a María Angélica Funes, discípula de María Luisa Anido. A los 15 años, en plena adolescencia, el repertorio folclórico y popular comenzaría a aparecer en su radar.

El cantante de boleros chileno Rosamel Araya lo contrató en esa época. Luego empezaría a acompañar a las grandes voces del tango de aquellos días, como Alberto Morán, Alberto Podestá y Armando Laborde. Durante ocho años se desempeñó como guitarrista estable del mítico boliche tanguero Caño 14. Él solía contar que lo habían llevado por tres meses y que permaneció hasta 1984, cuando cerraron el lugar. Tenía un rito cada vez que salía de allí: enfilar para El Viejo Almacén a escuchar a Edmundo Rivero.

De Juanjo Domínguez puede decirse sin temor a exagerar que tocó con todos. Con Horacio Guarany (fue el director musical de ocho de sus discos) y con el Polaco Goyeneche; con María Graña y con Armando Manzanero; con el Chango Nieto e, incluso, con Andrés Calamaro, en el álbum El cantante, en el que Calamaro se probó como cantor de tangos.

 

Como solista y al frente de diversas formaciones, además de mostrar sus composiciones, Domínguez se hizo lugar para interpretar a Alfredo Zitarrosa, Chabuca Granda y The Beatles, entre otros. También compartió proyectos que dejaron huella en nuestra música, como sus trabajos con el bandoneonista Julio Pane y el acordeonista Raúl Barboza, con quien no solo "se sacó" las ganas de tocar, sino que además registró un disco memorable.

Tocó zambas, boleros y hasta incursionó en el jazz, pero lo suyo era la música de Buenos Aires. Como  en una entrevista: "Creo que tengo todos los tangos en la cabeza. No sé si son cien mil o diez mil. El tango que no puedo tocar es porque no me lo acuerdo. Pero me dicen un título y automáticamente lo llevo a la guitarra sin ningún temor".ß

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA