Internacionales

El Mediterráneo, en vías de convertirse en “un mar de sangre”

Los gobierno de la UE consiguieron que ya no haya barcos de ONGs rescatando inmigrantes. El saldo abre las puertas a un desastre.

Martes 11 de Junio de 2019

137148_1560289366.jpg

El italiano Matteo Salvini impuso, ante el silencio de la dirigencia europea, el cierre de los puertos italianos a los buques de ONGs  que salvaban vidas en el Mediterráneo. Conseguían así los gobiernos europeos lo que estaban buscando desde hacía tiempo: que las ong’s salieran del Mediterráneo para que dejaran de rescatar en el mar a migrantes y refugiados que huían del infierno de la guerra en Libia.

Salvini les había hecho el trabajo sucio. Fue una medida de cinismo puro que parecía apostar a una política de invisibilidad: el migrante que no llega a pisar Europa es un migrante que no existe, siga en África o se haya hundido en el mar. Salvini llamaba a los buques de las ONGs “taxis del mar” y acusaba a esas organizaciones de hacer negocios con traficantes de personas.

 

Gemma Pinyol-Jiménez, responsable de políticas de Migración en ‘Instrategies’ e investigadora de la Universidad Pompeu-Fabra de Barcelona, explicó a Clarín que “en muchos países europeos ganó el discurso auspiciado por el populismo xenófobo que culpabiliza a las ONGS de ser cómplices de las mafias que trafican con personas, aunque la evidencia empírica dice que esto no es cierto”.

Los datos conocidos hasta ahora muestran que los gobiernos, una vez más en materia migratoria, se equivocaban. Hasta finales del año pasado acusaron a los buques de ONGS de provocar una especie de “efecto llamada”. Decían que los migrantes se echaban al mar en gomones o barcazas de fortuna porque sabían que, unas pocas millas marinas más allá, habría un buque de una ONG para rescatarlos.

 

Ese argumento se demostró falso. De enero a abril las salidas se mantienen estables con respecto al año anterior. La diferencia ahora, sin buques que rescaten, es que la travesía es aún más peligrosa. Los datos que maneja Naciones Unidas dicen que, ya sin buques de ONGS, cada día una media de 85 personas intenta cruzar el Mediterráneo. Cuando había 10 buques de ONGs eran una media de 76 al día.

María Serrano, analista de políticas migratorias de Amnistía Internacional, explicó a Clarín que “los estados europeos no sólo se han retirado casi completamente de las labores de vigilancia y rescate en el Mediterráneo central, disminuyendo los recursos para salvamento, sino que han hecho cuanto han podido – incluyendo la imposición de trabas burocráticas, la apertura de investigaciones y acusaciones absurdas y del abuso de los procedimientos judiciales- para deslegitimar a las ONGs e impedir que lleven a cabo rescates”.

Mar de sangre

Carlotta Sami, portavoz en Italia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, denunciaba el fin de semana que “si no intervenimos pronto, el Mediterráneo será un mar de sangre”. La huida de migrantes y refugiados desde Libia también va en aumento porque el país sufrió unas graves inundaciones y porque los refugiados ven violados gravemente sus derechos más esenciales.

 

Naciones Unidas calcula que en los últimos días salieron unas 700 personas desde Libia. 35 fueron interceptadas por guardacostas libios y devueltas. Unas 300 llegaron a Italia y poco más de 70 a Malta. El resto, casi 300, están desaparecidas. Los cálculos de Naciones Unidas también dicen que el 15% de los que intentaron cruzar el Mediterráneo entre enero y abril murió en el intento, una tasa que sigue creciendo, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados. De enero a mayo 1.940 personas alcanzaron Italia desde el norte de África y casi 350 murieron intentándolo.

 

En el Mare Nostrum queda un buque de la ONG alemana SeaWatch que cada vez tiene más problemas para seguir rescatando gente. Hace un año había 10. Ahora sólo hay avionetas de voluntarios que se dedican a patrullar sobre la zona entre Libia y Malta e Italia en la que se producen más naufragios para al menos tomar imágenes y dar la voz de alarma.

Pinyol-Jiménez recuerda que “criminalizando a las ONGs”, los gobiernos “esconden la falta de respuesta en sus acciones de salvamento marítimo” y dice que “si tuviéramos que escoger, yo también preferiría que fuera salvamento marítimo (los servicios oficiales de salvamento en mar) quien se hiciera cargo de estos rescates antes que las ONGs”, pero, “si los gobiernos no asumen sus responsabilidades, criminalizar a quién lo hace es un paso más en esta locura de querer gestionar las migraciones sólo y exclusivamente a través del control de fronteras”.

Según Serrano, las ONGs son “testigos incómodos de la complicidad europea en las violaciones de derechos humanos que sufren las personas migrantes y refugiadas interceptadas o rescatadas y luego devuelvas a Libia, incluyendo la detención arbitraria en centros donde corren el riesgo de sufrir tortura, violación sexual y extorsión”.

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA